La cirugía, como su nombre indica, utiliza técnicas quirúrgicas, que incluyen incisiones con bisturí o láser, reconstrucciones de tejidos o implantes. Como se trata de técnicas que buscan mejoras desde un nivel profundo, este tipo de cirugía se aplica con anestesia local o general.

En la medicina estética, sin embargo, se utilizan técnicas médicas como inyecciones, acciones sobre la piel, rellenos, etc. Normalmente, no requieren anestesia y se realizan en la consulta, por lo que no suele ser necesario un quirófano.

Tanto si se trata de técnicas de medicina estética como si se refiere a técnicas de cirugía estética es importante ponerse en manos de profesionales. En Granada contamos con clínicas y profesionales de renombre, con una amplia experiencia.

Orígenes de la cirugía estética

La cirugía estética es una especialidad médica que se ocupa de mejorar la apariencia del cuerpo mediante procedimientos quirúrgicos. Pero no se trata de una técnica exclusivamente de la época moderna. En Egipto, India y Babilonia se han datado algunos escritos que hablan sobre cirugía reconstructiva. Pueden considerarse los antecedentes de los procedimientos actuales.

La rinoplastia o reconstrucción de nariz fue una de las primeras técnicas de cirugía estética. Las dos grandes guerras del siglo pasado impulsaron esta especialidad y la hicieron evolucionar. Esto desemboca, en la segunda mitad del siglo XX, en el auge de estas aplicaciones.

Pero, actualmente, encontramos una nueva concepción de la belleza, la importancia del cuerpo y el culto a la imagen. Todo esto hace que la cirugía estética tenga un desarrollo espectacular. Hoy en día, las técnicas de cirugía y medicina estética se aplican a millones de personas con resultados espectaculares.

Como seres humanos buscamos tener una presencia física armoniosa y equilibrada. La imagen es muy importante a nivel social y “quién soy” no puede separarse de “cómo soy”.

Técnicas más frecuentes en medicina y cirugía estética

Dentro de los procedimientos empleados destacan cuatro grandes campos: técnicas para mejorar las arrugas, procedimientos para la alopecia, actuación en las varices y mejora estética de la piel.

Los procedimientos antiarrugas son de los más demandados y se aplican con diferentes técnicas: Botox, rellenos faciales, peeling, hilos tensores, etc. Se obtienen buenos resultados sin necesidad de entrar a un quirófano ni un largo posoperatorio.

Los injertos y trasplantes capilares y la esclerosis de varices se pueden considerar procedimientos clásicos. Las manchas y pequeñas alteraciones de la piel tienen con el láser un método eficaz y contrastado.

Pero las técnicas quirúrgicas son más resolutivas y proporcionan cambios más llamativos. Destacan todos los procedimientos relacionados con aumento o reducción de las mamas: prótesis, mamoplastias y otras. Aunque también las técnicas faciales: blefaroplastia, otoplastia, rinoplastia y mentoplastia referidas a párpados, orejas, nariz y mentón, respectivamente. Dentro de la cirugía encontramos procedimientos para reducir arrugas como el lifting facial. Así mismo, existen otras cirugías que son cada vez más utilizadas como abdominoplastia, aumento de glúteos, liposucción, cirugía estética genital, etc.

[Total:1    Promedio:5/5]